PRESENTACIÓN

 

Al norte de Borja, muncipio de Aragón (España), existe un notable y centenario conjunto de más de 400 bodegas rupestres, construcciones que a veces también se denominan cuevas vinarias, todas ellas excavadas en la roca de un cerro, desde las cuales además se disfruta de espléndidas vistas. Estas pintorescas bodegas forman parte de la trama urbana de la ciudad, pues son una prolongación de la misma, aunque de forma subterránea. Por eso muchas de ellas se han reformado o se están reformando para dotarlas de lo necesario para vivir, incluso para poder ser utilizadas como vivienda habitual o casa-cueva en este caso, dando origen a un urbanismo y un estilo de vida muy peculiares. De esta manera este conjunto empieza a parecerse cada vez más a un barrio excavado en la roca. Muchas otras de estas bodegas también se utilizan para pasar los fines de semana y los días festivos, siendo el lugar favorito de muchos para reunirse con amigos y familiares. Otras tantas bodegas o no se usan o están abandonadas.

Estas construcciones subterráneas se denominan bodegas pues originalmente casi todas fueron excavadas para hacer vino en ellas, de hecho algunas todavía se usan para este fin, por lo que forman parte inseparable de la gran tradición vitivínicola de esta zona. Y es que Borja es capital de la Comarca del Campo de Borja, comarca famosa por sus estupendos vinos, elaborados sobretodo con uva garnacha y cada vez más y mejor reconocidos a nivel nacional e internacional. Desde 1980 son Denominación de Origen, aunque aquí el cultivo de la vid existe desde hace dos milenios.

En muchas otras localidades de la comarca también hay barrios de bodegas. De hecho estos son una de las señas de identidad de esta zona de Aragón. La misma Borja aún alberga todavía más de un centenar de bodegas rupestres en cerro repartidas por otras partes del término municipal, y eso sin contar que una gran parte de las viviendas antiguas posee su propia bodega excavada en la roca o hecha de ladrillo.

En este blog vamos a dar a conocer y a promocionar este conjunto tan pintoresco y peculiar, quizás único, con el fin también de ayudar a protegerlo, conservarlo y restaurarlo.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LOCALIZACIÓN

 

Borja es un municipio de la provincia de Zaragoza, en la Comunidad Autónoma de Aragón, en España. Es la capital de la comarca del Campo de Borja. Limita con Navarra y está próxima a la provincia de Soria. 63 kilómetros la separan de la ciudad de Zaragoza.

Borja se extiende alrededor de un cerro alargado en cuyo extremo sur hay una peña rocosa que en realidad es un antiguo castillo. Las bodegas están excavadas a lo largo de las soleadas y secas laderas de este cerro, el cual se divide en tres secciones: cerro de El Castillo al sur, cerro de La Corona en el centro, y cerro de la Cueva Esquilar al norte, y en dos laderas: El Saliente o calle Saliente al este y El Poniente o calle Poniente al oeste. Cada ladera o calle consta de varios niveles. Cuando se llega a Borja desde Mallén las bodegas de Saliente se ven a la derecha en lo alto, cuando se llega desde Zaragoza el castillo se ve de frente y las bodegas quedan detrás a ambos lados, y cuando se llega desde Tarazona las bodegas de Poniente se ven a la izquierda en lo alto.

Borja está catalogada como conjunto histórico-artístico. Además se halla próxima al magnífico Parque Natural del Moncayo, al estupendo Monasterio de Veruela (futuro Parador Nacional de Turismo en 2012), a la monumental ciudad de Tarazona y al sorprendente desierto de las Bárdenas.

Tiene unos 5.000 habitantes, está a una altura de 450 metros sobre el nivel del mar, el clima es mediterráneo seco de interior con una temperatura media anual de 15ºC, y se sitúa entre la vega del río Ebro (230 m sobre el nivel del mar), río que está a 20 km al este, y la Sierra del Moncayo (2.315 m de altura máxima en el Moncayo), que está a 20 km al oeste. Está en medio de una campiña mediterránea de huertas y campos de vid, olivo y almendro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

DESCRIPCIÓN DE LAS BODEGAS

 

Las bodegas rupestres en cerro de Borja están excavadas en roca maciza de color gris o rojo, roca que siempre está pulida, y comúnmente lavada con yeso o pintada de blanco para aumentar la luminosidad que entra del exterior. Unas están excavadas al nivel de la calle o del camino, y otras lo están por debajo de este nivel por lo que para entrar hay que bajar un tramo de escaleras. Algunas se adentran tanto dentro del cerro que parecen búnkeres. Su tamaño medio es de unos 40-80 m2. Prácticamente todas constan de un salón principal abovedado de 2 y hasta 4 metros de altura y unos 20-40 m2, al cual se accede por un pasillo, túnel o caño también abovedado de mayor o menor longitud. Normalmente hay una serie de estancias de pequeño tamaño excavadas en el pasillo y/o en el salón que se suelen utilizar como lugar de almacenamiento. También suele haber excavadas en la pared de roca oquedades de diferentes tamaños para colocar distintos objetos, como los toneles. Es decir, “los muebles” también se excavaban en la roca. Algunas bodegas todavía conservan la pisadera donde pisar la uva y el tino para cocer el vino, que en algunos casos también están excavados en la roca. En algunas bodegas hay una abertura en cuesta que da al exterior por la que se vertía la uva al interior. Y algunas bodegas también tienen junto a la entrada y excavada en la roca una pequeña habitación que tiene una ventana que da al exterior, algo a tener muy en cuenta a la hora de habitar una bodega.

El aspecto de la puerta era muy similar en todas las bodegas pues ahora el diseño tradicional se transforma al gusto de cada dueño. La puertas eran de madera y se abrían con una llave de gran tamaño. Suelen tener una o varias aberturas para facilitar la ventilación y la iluminación. Encima de la puerta solía haber un frontón semicircular o triangular. En algún punto de la puerta aparecía escrito el año de apertura y el número de la bodega. Algunas bodegas también tienen pórtico o cubierta en la entrada. Y muchas disponen de un espacio junto a la puerta en el que poder aparcar.

Conforme las bodegas se han ido conviertiendo en casas-cueva el aspecto exterior e interior ha acabado siendo de lo más diverso. Muchas han sido ampliadas por el exterior, añadiendo una terraza para poder estar al aire libre o una pequeña casa construida de ladrillo que complementa la parte excavada en la roca, pero muchos dueños simplemente se han limitado a añadir un asador.

También hay que mencionar que suele haber una lumbrera en la bóveda del salón para evacuar los gases que se forman durante la fermentación de la uva y que desde fuera tiene aspecto de chimenea bastante peculiar. Actualmente escasean, pues ya son pocas las bodegas donde se hace vino como antes, y además no sirven como chimenea de un hogar. Pero originalmente a lo largo de la superficie de todo el cerro de las bodegas sobresalían estos pintorescos respiraderos en forma de cono, con agujeros y de color blanco. Son uno de los símbolos del barrio de las bodegas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CASAS-CUEVA

 

Muchas bodegas rupestres en cerro de Borja han sido y están siendo convertidas en casa-cueva, especialmente en las zonas donde hay disponibles luz, agua y alcantarillado.

Es muy curioso ver bodegas rústicas que han sido reformadas hasta convertirse en encantadoras y plácidas casas para vivir y descansar. Cada dueño ha reformado su bodega a su gusto y manera, cada una es diferente y peculiar. Se ha roto la homogeneidad del conjunto pero a cambio de mejorarlo. Normalmente son los propios dueños quienes las han rehabilitado, a pesar de no ser albañiles en la mayoría de los casos, pero los diseños y los acabados revelan un buen gusto, una originalidad y una habilidad indiscutibles. Estas casas-cueva están dotadas de baño, cocina, dormitorios, salón de estar, despensa, y a veces también de cochera y terraza. Muchas son dignas de ser visitadas.

Estas casas cueva reúnen sin duda una gran cantidad de atractivos: tranquilidad, silencio y privacidad, encanto, buenas vistas, tradición e historia, poco coste, buena temperatura …

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

HISTORIA

 

Poseer una de estas bodegas es también poseer una construcción con un valor histórico importante, pues gran parte tienen más de cien años de antigüedad. La primera solicitud registrada en Borja para construir una bodega en el monte es de 1843. Las bodegas se excavaban para hacer vino en ellas, aunque siempre ha habido personas que las utilizan también como vivienda o almacén. Se solían excavar cuando no había trabajo en el campo, aunque también había hombres que se dedicaban exclusivamente a ello. Muchas bodegas se excavaron durante el gran crecimiento de la producción de vino para exportación que se produjo en Borja y comarca en las últimas décadas del siglo XIX. Pero hace ya mucho tiempo que no se han excavado nuevas bodegas. Es más, muchas están, por varias razones, abandonadas desde hace décadas, aunque suelen estar bien conservadas gracias a la dura roca.

Pero no sólo tienen valor histórico por esta causa. El monte sobre el que están excavadas alberga restos arqueológicos muy valiosos que están catalogados y protegidos como Bien de Interés Cultural. Precisamente en esta zona surgió Borja. Los restos hallados más antiguos son del 600 a.C, y desde entonces este cerro ha estado habitado, por lo que Borja tiene unos 2.600 años de antigüedad. Los celtíberos la denominaron Bursau, los romanos Borsao y los árabes Burya. Parece que la ciudad surgió más concretamente en la zona de la Cueva Esquilar, cueva que está muy cerca de las bodegas rupestres.

En el extremo sur del conjunto está el castillo de Borja, sitio arqueológico de gran interés que también es B.I.C aunque está todavía poco investigado. Las vistas desde el castillo son de las más ricas que se pueden contemplar, y tan valiosas como poco conocidas.

Por otra parte, el casco histórico de Borja está declarado conjunto histórico-artístico. Posee muchos edificios civiles y religiosos de gran interés, conserva varias puertas antiguas de acceso a la ciudad, tiene varias plazas hermosas (cada una con su fuente particular), callejuelas estrechas de origen medieval, un parque muy valioso, varios museos…

Borjano era Juan de Coloma, secretario de los Reyes Católicos y cuya firma aparece en los documentos acordados entre los Reyes y Cristobal Colón. Su casa natal aún existe y está próxima a la Plaza del Mercado. De Borja también procede la familia Borgia (Borgia = Borja), pues tomó el nombre de su lugar de origen.

 Cada casona antigua suele poseer su propia bodega, en este caso de una antigüedad que supera a la de las bodegas en cerro pues pueden tener hasta 400 y 500 años. Como curiosidad, el restaurante La Bóveda del Mercado está situado en la bodega de un edificio del siglo XVI.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

COMPRAR UNA BODEGA

 

Hay todavía muchas bodegas rupestres en cerro abandonadas o sin uso, algunas desde hace décadas. Algunas de las bodegas abandonadas son de las mejores: amplias, profundas, con buen acceso y buena situación, con estancia interior con una ventana al exterior, y un terreno disponible en la entrada. Normalmente su interior se encuentra bien conservado gracias a la dura roca impermeable, con cada objeto en el mismo sitio y sin desprendimientos ni humedades.

Restaurar una bodega es fácil, pues más que nada se trata de retirar trastos y basura, de repintar la roca de blanco y de poner una puerta nueva. Y luego poner luz eléctrica. Y si se quiere y se puede, agua corriente y alcantarillado, pues algunas zonas del conjunto no los poseen, aunque uno puede ponérselos por su cuenta. Lo que sí hay en la zona son fuentes públicas. Lógicamente las casas-cueva suelen estar donde hay disponible agua corriente y desagüe. También si se quiere se puede ampliar el interior. En realidad, excavar es más fácil que construir, pues sólo se necesita un pico, protección y paciencia. Se puede hacer bancos, mesas, arcos, bañeras, armarios, camas, todos de piedra.

Por último, si se dispone de un espacio exterior para hacer una pequeña terraza, un vestíbulo, una cochera o alguna habitación, y se poseen los permisos necesarios para hacerlo, mucho mejor.

Hay algunas bodegas en venta. Y con las bodegas abandonadas o sin uso se supone que el dueño no tiene interés en utilizarla. Para adquirir alguna de estas últimas habría que consultar a los vecinos quién es el dueño, si lo hay y si es conocido, para así contactar con él. También hay bodegas sin el cartel de “Se vende” pero que quizás el dueño la vendería a cambio de un buen precio. También se podría poner un cartel de “Se compra bodega” en los tablones de anuncios públicos que hay en Borja. A pesar de las posibilidades que tiene una de estas bodegas en cerro, son baratas. Ha habido bodegas estupendas que se han vendido por unos cientos de euros, y actualmente se pide pocos miles de euros por algunas bodegas grandes. Por unos pocos miles de euros más es posible hacerse una vivienda pintoresca, bien equipada y cómoda. En principio el aire acondicionado es gratis y la calefacción es baratísima. Obviamente estas bodegas se pueden utilizar no sólo para habitarlas sino también para hacer vino. E incluso para otros fines.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

USOS DE UNA BODEGA

 

Hay personas que en su bodega hacen su propio vino, otras la tienen como lugar de recreo y descanso sobretodo durante fines de semana y festivos, otras como lugar para estar tranquilo y desconectar, hay quienes se han hecho su propio museo de utensilios y objetos antiguos, otros la utilizan como despensa, y luego están los que viven en ella. Pero una de estas bodegas se puede utilizar para otras cosas, como por ejemplo: hacer queso o cultivar setas, restaurante (en Fuendejalón, un pueblo de la comarca, ya existe el Restaurante Bodega El Churro) o, por supuesto, hacer vino para fines comerciales. Hay prestigiosos enólogos que afirman que esto último será una próxima tendencia del mercado del vino. Su uso como alojamiento turístico sería un buen negocio, de hecho en otras zonas de España hay casas-cueva habilitadas como alojamiento turístico y además tienen mucha demanda, pero las leyes aragonesas todavía no lo contemplan.

Una de estas bodegas también es sin duda un buen lugar para llevar una tranquila vida ecológica y sostenible. Primero porque las necesidades energéticas son pocas. El clima de Borja es mediterráneo de interior, más extremado que el costero, aunque a pesar de todo con una media anual agradable: 15ºC. En el caluroso y seco verano el aire acondicionado no hace falta pues la temperatura, dependiendo de la bodega, ronda los 20 grados, y en invierno, aunque ronda los 15 grados, sólo hay que calentarla un poco. Además, la roca se pinta de blanco, por lo que el interior se ilumina bastante bien con la luz natural, más aún si la entrada a la bodega está orientada al sol. En definitiva, el gasto en electricidad es bajo. Y además la comarca ofrece muchos recursos energéticos renovables procedentes de la agricultura tradicional como leña de podas, sarmientos o cáscaras de almendra.

Hay poca contaminación sonora, pues estas construcciones son muy silenciosas debido a que la roca aísla perfectamente del sonido, tanto entre bodegas como entre el interior y el exterior de las mismas.

El entorno próximo, aunque muy seco, es apto para tener zonas verdes propias, el clima es bueno para gran parte de los cultivos y para vivir y hacer ejercicio al aire libre durante gran parte del año, hay una zona de huertas muy fértiles junto a las bodegas de Saliente, las vistas de los horizontes y de la naturaleza son estupendas, y hay una multitud de relieves y ecosistemas diferentes muy cerca ideales para hacer deporte y disfrutar de la naturaleza.

Se vive dentro de la tierra. El gasto en mantenimiento es escaso pues la roca es maciza, muy resistente e impermeable. Ya comentamos que es fácil ampliar el interior y que se puede hacer mesas, sillas, armarios, bañeras, puertas, etc, todas de roca.

Quizás es conveniente mencionar lo que sucede con el gas radón. El gas radón es un gas con poder radioactivo que las rocas de granito emiten poco a poco y que si se acumula y alcanza ciertas densidades es altamente dañino, llegando a causar cáncer de pulmón. Se acumula en las zonas bajas de las viviendas, donde hay contacto directo con las rocas del suelo y donde además suele haber poca ventilación. Pero en Borja no hay granito, y no hay ningún peligro, que de todas formas se evitaría sin problemas dotando a la vivienda de una ventilación adecuada. En otras zonas de España si existe este problema del radón, aunque la mayoría de la gente lo desconoce.

Por último, y para aquellos que vivan fuera de Borja, es interesante saber que las vías de comunicación son buenas. Por Borja pasa una carretera nacional y la autopista más próxima está a sólo 15 kilómetros. Borja, aunque posee el título de ciudad, es pequeña, pero tiene todos los servicios básicos y aún más para llevar una vida cómoda. Además, y por diversas razones, en ella se puede llevar una vida bastante independiente.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario